miércoles, 1 de junio de 2011

POSICIONES DE JUEGO

Hay cinco posiciones: portero, central, lateral, pivote y extremo.

La función del portero es evidente. No puede salir del área de seis metros con la pelota en la mano, pero la puede tocar fuera del área si se la pasa un compañero.


El central es el eje del equipo. Él es el que manda en ataque y defensa: marca las jugadas, coloca a los jugadores y indica desde donde deben comenzar los ataques estáticos.


Los laterales se situan uno a cada lado del central. Suelen ser jugadores altos y corpulentos con un potente lanzamiento. Se utilizan para romper defensas cerradas desde la línea de 9 metros. Son los que asisten en la mayoría de ocasiones a los extremos.


Los extremos están también uno a cada lado de los laterales. Suelen ser jugadores ràpidos, ágiles, poco pesados y con gran capacidad de salto. Aprovechan al màximo el terreno de juego para abrir las defensas y generar huecos. Comienzan las jugadas de ataque estático desde su posición. Pueden convertirse en una fuente constante de goles cuando se juega contra defensas abiertas (como el 3-2-1).


Finalmente, el pivote es el encargado de internarse en la muralla defensiva y abrir huecos donde sea posible. Son jugadores robustos, que funcionen bien en el cuerpo a cuerpo. Sus movimientos pueden dejar paso libre a los laterales, pero también se convierten en goleadores cuando reciben un buen pase y se giran con velocidad hacia la portería.


El central y los laterales son jugadores de primera línea.


Los extremos y el pivote son jugadores de segunda línea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada